Temas candentes cerrar

'1899', final explicado: ¿qué es el real y qué no?

Estas son nuestras teorías, todo con SPOILERS a saco.

*Este artículo contiene spoilers a saco de la primera temporada de 1899

Vaya tela. Si ya nos rompimos la cabeza para explicar el final de Dark en su día, ahora repetimos tortura. Plancentera, pero tortura mental al fin y al cabo. Si estás leyendo este artículo, damos por hecho que te has sumergido hasta el fondo en las capas de realidad y de recreación de la realidad de 1899, la nueva serie de Netflix. Que te has ahogado a ratos en su mix de referencias de ciencia ficción y que has sacado la cabeza al final, al ritmo del Starman de David Bowie. Y al mirar alrededor, sí, hay algunas certezas, pero también muchas dudas. Vamos a intentar resolverlas en la medida de nuestras posibilidades, que tampoco somos Einstein. Ni siquiera Platón. ¿Quién no se ha dado un buen cabezazo contra una estalactita al tratar de ponerse de pie en su dichosa caverna? Auch. Al lío.

Lo que parece que nos ha contado '1899'

Empezamos por la última escena, claro. Supuestamente (como va a ser todo supuestamente, vamos a dejar de decirlo, pero recuerda que es todo supuestamente), supuestamente estamos en el 19 de octubre de 2099 a bordo de una nave interestelar llamada Prometheus en la que viajan 1423 pasajeros junto a una tripulación de 550 personas. "Hola hermana, bienvenida la realidad", le dice Ciaran a Maura cuando esta logra escapar de su sueño inducido tecnológicamente. Todo muy Matrix.

Vamos a echar atrás en el tiempo. Por la información que tenemos, y por última vez insistimos en que todo puede ser y puede no ser, Maura, médico especializada en el estudio del cerebro, y su marido, Daniel, diseñaron un aparato, llamémoslo así, que servía para manipular sus propios cerebros para crear una realidad virtual en la que el hijo de ambos, Elliot, no estaría muerto o a punto de morir. Y se sumergieron juntos en ese sueño conjunto que se intuye como una especie de bucle infinito en el que están junto a su hijo en una habitación colorida y llena de juguetes. Todo muy Olvídate de mí.

Netflix

Cirian, el hermano de Maura, habría aprovechado que ella estaba enganchada a esa máquina para apropiarse de esa tecnología y llevarla al siguiente nivel. En un mundo que intuimos apocalíptico, Cirian habría fletado una nave espacial para huir de la Tierra, y los viajeros de esa nave, para hacer tiempo o para permanecer en una suerte de estado de hibernación durante un viaje que asumimos larguísimo, también estarían conectados a esa máquina. Digamos que hay una especie de simulación común, que es el barco que atraviesa el Atlántico en 1899, en la que cada uno aporta a su versión virtual los traumas y las vivencias que los marcaron en su vida real. Y esas construcciones se cruzan y se influyen entre ellas, de ahí que los dramas de los que huye cada personaje (la homofobia, la traición a un amigo, la madre que prostituye a su hija…) se mezclen en el universo del barco. Todo muy Perdidos.

La sensación es que Cirian fue ampliando esa realidad virtual con varias capas: la habitación de juegos de Elliot sería la más superficial, después el dormitorio moderno de Maura y Daniel, después el despacho con tecnología de apariencia setentera del padre de Maura y Cirian y, por último, los barcos. Todo muy Origen.

Sería como un gran ordenador con diferentes pantallas en la que la de más abajo cuenta con referencias de la de más arriba, como una actualización cada vez más compleja ideada por informáticos. Y las simulaciones de vivencias se repiten en bucle, más cuanto más abajo estás. Dentro de ese sistema hay trucos y atajos, como en los videojuegos, para moverse de una pantalla a otra. Como los escarabajos o los cacharritos con cuentas. Daniel ha aprendido con el tiempo a utilizarlos y de esa forma consigue indicarle la salida a Maura.

Las teorías alternativas de lo que nos podría contar en realidad '1899'

Nos centramos en las claves 'científicas' y 'filosóficas', con comillas porque, supuestamente (ah no, esto no es supuesto), estamos hablando de una serie de ficción y no de un manifiesto sobre metafísica cognitiva-universal. El meollo que rodea la tesis de 1899 es esa duda eterna sobre si la realidad que percibimos y sentimos como real es real-real o en realidad (perdón) es un producto de nuestras conexiones neuronales. Lo que ya implica que los cerebros existen, que también te digo que es mucho implicar si nos ponemos en este tono tan estupendo. No sería de extrañar que los creadores de la serie estén influenciados por ese debate que surgió hace un tiempo sobre la posibilidad real de que todo el universo sea una simulación informática de una especie alienígena súper evolucionada. No es una rayada de nuestra cosecha, de verdad que está en debate entre los grandes físicos y metafísicos de la actualidad.

Siguiendo esas coordenadas, cabría teorizar sobre que todo lo que vemos en la serie podría ser producto de un único cerebro. El de Maura por ejemplo, que para algo es la protagonista. Pero incluyendo la nave espacial del final. Simplemente habría creado otra capa más de proyección cerebral, solo que apuntando al futuro en lugar de al pasado. Un detalle que refuerza esta teoría: el ordenador en el que ve el mensaje de su hermano Cirian parece un aparato ochentero, desde luego no es como nos imaginamos que serán los ordenadores de las naves del futuro.

Si vamos por la línea del alien-dios, las posibilidades son infinitas. Podría estar creando lo que le da la gana para lo que le dé la gana, con unas coordenadas espacio-temporales completamente aleatorias. Abrir ese melón es abrir el melonar entero.

En definitiva, cualquier teoría alternativa va a tener siempre las mismas bases: elegir que instantes, qué palabras o qué situaciones son realidad y separarlas de lo que es construcción onírica. Habrá quien vea muchos puntos de realidad y se acerque más a la primera explicación, la aparentemente oficial, y habrá quien vea muy poca realidad, hasta el extremo de que nada sea real. En ese arco cabe prácticamente todo, así que esta serie de Netflix lo que en realidad propone es una barra libre radical para los amantes de las teorías locas.

Lo que sospechamos que cuenta '1899' en el fondo, fondo, fondo

A partir de aquí nos movemos por un terreno más de intuición emocional que cerebral, así que no te tomes nada como dogma. Supuestamente, que yo creo que vamos a acertar. Que se pronuncien Baran bo Odar y Jantje Friese si lo leen. O Darío Madrona, que es el representante del talento español en la serie junto a Miguel Bernardeu.

¿Y si todas las tramas que hemos visto en 1899 son reflejos más o menos distorsionados de una misma mente atormentada? ¿La de quién? La respuesta podría estar en un recuerdo de Maura: según ella, su padre construyó un psiquiátrico para estudiar y arreglar la mente de su madre, porque estaba perdiendo la cabeza y olvidaba hasta a sus hijos; de hecho, culpaba a Maura y a Ciaran del desvarío de su mujer.

Aquí viene nuestra película: ¿y si todo lo que estamos viendo es la paranoia de la madre de Maura? Vamos a añadirle a su biografía algunos de los conflictos que hemos visto en la serie, ya advertimos que no de forma literal. Por un lado, Maura estaría habitando la mente de su madre. "Nacemos para buscar o para evitar, tú eres de las que buscan y buscar solo provoca sufrimiento", le dice su padre. Ah, y recordad que Maura lleva el apellido de su madre en la lista de pasajeros del Prometheus.

Pongamos la madre de Maura tenía una relación familiar tormentosa, quizá su padre la abandonó a ella y a sus hermanas (la historia del capitán y el incendio de la casa). Quizá su madre, religiosa ella (la historia de Tove y también la vertiente japonesa) la forzó a casarse con un hombre pese a que su pulsión sexual quizá iba por otro lado (la historia de Ángel y Ramiro) y se quedó embarazada pese a que para ella ese matrimonio era una traición a todo (la historia de Lucien, Clemence y Jerome). Por eso rechazaba a sus hijos. Aunque obviamente había un vínculo de amor (la historia de Elliot), tanto abuso de su voluntad la quebró.

Ubica esto en una familia de psiquiatras, yo diría que en los años 80 más o menos. Maura, alumna privilegiada de su padre, logra conectarse al cerebro de su madre en esa búsqueda incansable de entender qué le pasa. Su hermano, en la línea del padre, quiere evitar ese conflicto. Y en esas siguen.

Si supuestamente hemos dado en el clavo (esto ya sí que es ultramegasuponer), lo que en fondo, fondo, fondo está contando 1899 es una historia de justicia y memoria. Es la historia de una hija que se sumerge en el dolor de su madre para descubrir su verdad, comprenderla, perdonarla y abrazarla. El abrazo es muy de temporada 3, pero aquí lo dejamos. Como hayamos acertado, nos merecemos que Baran y Jantje nos inviten a un crucero. Va, que pague Netflix.

This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Shotoes similares
Archivo de noticias
  • Gatafernandez
    Gatafernandez
    Adiós a un 10: Gastón "Gata" Fernández dejó el fútbol
    10 Jun 2020
    1
  • Medidas economicas Batakis
    Medidas economicas Batakis
    Las medidas económicas de Silvina Batakis: el incierto camino de la sorprendente ministra
    11 Jul 2022
    4
  • Kimmich
    Kimmich
    La curiosa celebración de Kimmich tras el encuentro
    23 Ago 2020
    4
  • Clima cordoba
    Clima cordoba
    Clima en ciudad de Cordoba hoy: cuál es el pronóstico del tiempo para el 26 de agosto
    26 Ago 2022
    14
  • Cuarentena
    Cuarentena
    Las 5 cosas que debes saber este 28 de diciembre: CDC actualizan guías sobre tiempos de aislamiento y cuarentena por covid-19
    28 Dic 2021
    57
  • Newell's - Unión
    Newell's - Unión
    Newell’s venció a Unión Santa Fe por la Liga Profesional Argentina
    8 Nov 2021
    2
Los shotoes más populares esta semana