Temas candentes cerrar

La parábola de Ferrari en Monza: del triunfo de Charles Leclerc en 2019 al desafío de no hacer el domingo un

La escudería estará en la mira en el Gran Premio de Italia, en medio de una temporada desoladora y un quinto puesto en el campeonato de constructores.

Monza es sinónimo del deporte motor. Su autódromo se convirtió en 1922 en el tercero permanente en el mundo. Los rebajes son parte del paisaje. Y la Fórmula 1 bien sabe de ello. El Gran Premio de Italia se corre desde el primer calendario de la categoría, en 1950, y la mayoría de las veces la sede fue Monza. Nada menos que el circuito donde este fin de semana volverá la máxima categoría, con el temor de los tifosi de que Ferrari agigante su bochornosa temporada nada menos que en su tierra.

Parece mentira que la alegría inconmensurable e inolvidable que vivieron los fanáticos de la Scuderia el 8 de septiembre de 2019 se haya diluido tan rápido. El monegasco Charles Leclerc fue erigido como emblema nacional el año pasado, cuando se convirtió en el undécimo piloto en conquistar el Gran Premio de Italia con una Ferrari. Las celebraciones en la pista, en el podio y en el país fueron históricas. La contracara de este presente oscuro.

El equipo rojo marcha quinto en el campeonato de constructores, con 61 puntos, detrás de Mercedes (264), Red Bull (158), McLaren (68) y Racing Point (66). Y lo sigue Renault a dos unidades nada más, gracias a lo que sumaron Daniel Ricciardo y Esteban Ocon en Bélgica, donde Sebastian Vettel fue 13° y Leclerc, 14°.

Fue la peor ubicación en la última década para dos Ferraris en un Gran Premio en el que ambos pilotos de la escudería hayan terminado. Un panorama desolador.

“Somos conscientes de no tener el mismo nivel de competitividad que en 2019 y por eso ya sabemos que no será un fin de semana fácil", admitió Leclerc, quinto con apenas 45 puntos, 29 más que Vettel y 112 menos que Lewis Hamilton.

Sebastian Vettel, desolado en esta última temporada en Ferrari.
Foto AFP

Sebastian Vettel, desolado en esta última temporada en Ferrari. Foto AFP

Y el tetracampeón alemán complementó a su compañero de equipo: "Tenemos que ser realistas: no podemos esperar milagros. Las cosas son como son y no somos tan fuertes como quisiéramos. Pero debemos mantenernos optimistas y ver las cosas buenas, incluso aunque en este momento no haya muchas".

Hamilton buscará el domingo será el máximo ganador de la historia del Gran Premio de Italia con un Mercedes poderoso. Fue el mejor en 2012, 2014, 2015, 2017 y 2018. Hace dos años alcanzó las cinco victorias del legendario Michael Schumacher, que celebró en 1996, 1998, 2000, 2003 y 2006. Todas con Ferrari. Por eso es idolatrado en Italia y por los tifosi.

Cuatro veces ganó el brasileño Nelson Piquet, mientras que Juan Manuel Fangio se llevó tres triunfos en 1953 con Maserati y en 1954 y 1955 con Mercedes.

La de Leclerc el año pasado fue la 19° victoria para una Ferrari en el Gran Premio de Italia. La primera desde que Fernando Alonso ganara en 2010. "Viví aquí la emoción más fuerte de mi vida deportiva, pasando primero bajo la bandera a cuadros", recordó el monegasco, a quien le queda un mínimo optimismo de cara al domingo.

“No por este momento llegaremos desmotivados a la cita. Pondremos todos los esfuerzos de todos juntos para llevar a casa el mejor resultado posible", prometió.

Ferrari celebró a pleno la victoria de Leclerc en 2019 en Monza.
Foto AFP

Ferrari celebró a pleno la victoria de Leclerc en 2019 en Monza. Foto AFP

Ambos pilotos de la Scuderia hablaron sobre la rareza de tener que correr sin tifosi en las tribunas, una imagen absolutamente distinta a la invasión de remeras rojas en 2019. "Lamentablemente, esta vez las tribunas estarán vacías porque los tifosi, que un año atrás hicieron inolvidable la ceremonia del podio, no podrán tener acceso al autódromo", se lamentó Leclerc.

También Vettel afirmó que extrañará la presencia del público en la edición número 71 del GP de Italia, único país que este año albergará tres carreras del Mundial, con las fechas en Toscana e Imola. “Esta es una de las pistas más famosas del mundo del deporte motor y en esta temporada será muy particular competir. No tendremos tifosi y entonces la atmósfera será surrealista", expresó el alemán en su última temporada en Ferrari.

Quien también está en la mira es Mattia Binotto, cara visible del equipo italiano. “¿Cuánto tiempo tardará (volver a ser)? Creo que si miras hacia atrás a todos los ciclos ganadores que se han establecido, siempre son muchos años. No hay soluciones mágicas en la Fórmula 1. Se requiere paciencia y estabilidad”, sostuvo el jefe de equipo.

Mattia Binotto, jefe de equipo de Ferrari, en la mira.
Foto Reuters

Mattia Binotto, jefe de equipo de Ferrari, en la mira. Foto Reuters

“Todo el equipo es responsable. Primero, yo como director del equipo. Si soy el hombre adecuado o no, no me corresponde a mí responder”, dijo ante los rumores de que su cargo estaría en la mira.

Apenas terminó el Gran Premio de Bélgica, a Binotto se le ocurrió decir: “No creo que sea correcto hablar de una crisis. Ciertamente es un mal resultado que forma parte de una temporada muy difícil. No hay duda de que estamos en medio de la tormenta. Conocemos nuestra ruta y debemos tratar de mantenerla mirando hacia adelante, aunque hoy estemos decepcionados”.

Y agregó: “A los aficionados les digo que somos los primeros en arrepentirnos. Hemos perdido potencia, como todos los fabricantes de motores, y al perder la que cubría un poco los límites del coche, ahora están saliendo los problemas. Todos asumimos la responsabilidad, yo primero. El equipo está unido, no hay crisis ni tensión”.

Monza, nada menos que Monza, puede ser una bisagra para Ferrari. O un paso más en este calvario que parece interminable para la mítica escudería.

Mirá también
Pierre Gasly y una confesión íntima desde adentro de la Fórmula 1:
Mirá también

HS

Shotoes similares
Los shotoes más populares esta semana