Temas candentes cerrar

La monarca por accidente: Trazando los 70 años de la reina Isabel II en el trono

La Reina cumple siete décadas en el trono y Sean O'Grady dice que su reinado ha estado lleno de sorpresas

Hay que tener más de 80 años ahora para poder recordar a cualquier monarca aparte de Isabel II. Su reinado de 70 años es el más largo en la historia inglesa y británica (teniendo en cuenta la larga historia de la monarquía en Escocia). La razón de esto es en parte una cuestión de genes (la reina madre vivió hasta los 101 años) y la corta vida y el reinado de su padre Jorge VI, quien murió el 6 de febrero de 1952, a los 56 años.

Jorge VI fue una persona preocupada y fumador de toda la vida que, como se sabe, nunca tuvo la intención ni deseó ser jefe de estado. Se convirtió en rey porque su hermano mayor, Eduardo VIII, abdicó, y superó las tensiones de la guerra con Alemania. De la misma manera, la monarca con más años de servicio del Reino Unido es también una de los monarcas “por accidente”. Un feliz accidente, la verdad.

Ha sido un buen lapso de historia. El primer primer ministro de la Reina, de 14 (doce hombres, dos mujeres), fue Winston Churchill. Nació en 1874, luchó en la guerra de los bóers, sirvió en el gabinete de Asquith antes de la Gran Guerra y, por supuesto, salvó a la nación. Con menos de 80 años cuando le concedió al anciano su primera audiencia como su soberana, no estaba del todo listo para jubilarse.

Tal vez ese ejemplo fue algo que fortaleció su determinación de cumplir los votos de servir a la Commonwealth que hizo cuando tenía 21 años, y que debía hacer ante Dios en su coronación en 1953. Aunque es difícil de creer ahora, tanta era la popularidad de la princesa Diana y el príncipe Charles (en ese orden) en la década de 1980 que, por lo demás, la gente deferente pensó que le gustaría jubilarse a los 60 años (un punto que alcanzó en 1986). Menos mal que no lo hizo.

Al igual que Victoria antes que ella, el reinado de la Reina fue una era de cambios económicos, sociales y tecnológicos revolucionarios. Isabel II es una astuta observadora de la escena. Se adapta y no busca obstaculizar, y mucho menos revertir el cambio social. Sabe que ese no es su papel. La monarquía británica ha durado tanto porque se movió con los tiempos, o al menos solo unos pasos detrás de ellos y los titulares, con raras excepciones, entendieron que gobierna solo con el consentimiento del pueblo.

El Reino Unido de 1952 es hoy casi irreconocible. Un ciudadano de la época que viajara aquí ahora a través de una cápsula del tiempo se esforzaría por comprender el volumen de automóviles y camiones en las carreteras, aviones en el aire y televisores y computadoras en el hogar. Los precios también serían inimaginables para alguien cuyo salario fuera, digamos, US$12,5 (£9) a la semana, pero también lo son los estándares de vida imposiblemente lujosos: ya no hay racionamiento, sino grandes supermercados y vacaciones exóticas, calefacción central, turismo espacial, internet. Una nación que antes funcionaba con carbón ahora depende del sol y el viento.

La nación se ve diferente ahora, como una sociedad multicultural, y nuestro viajero en el tiempo podría preguntarse qué fue del Imperio. Suena diferente: más informalidad y muchas blasfemias en la televisión. Huele y sabe diferente: carne de res hervida, zanahorias y repollo dando paso al pollo tikka masala y moussaka.

La forma en que vivíamos era diferente en 1952. Fue la época más homofóbica de la historia británica. El sexo gay no solo era ilegal, sino que a los hombres homosexuales se les perseguía y arrestaba: a John Gielgud lo arrestaron en 1953 y Alan Turning se suicidó después del arresto y el “tratamiento” en 1954. A Turing lo indultó la Reina en 2013.

<p>La Reina Isabel II durante su coronación acompañada por el Príncipe Felipe en 1953</p>

La Reina Isabel II durante su coronación acompañada por el Príncipe Felipe en 1953

(PA)

Sin embargo, todavía tenemos algunas (en su mayoría) tradiciones apreciadas: el NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido), la BBC y la monarquía. Y, por supuesto, todavía tenemos un gobierno tory (conservador) a veces interrumpido por laboristas y, apenas creíble en 1952, un breve momento en que los liberales regresaron al poder. Antes del rock and roll, antes de que los Sex Pistols cantaran ‘God Save The Queen’, antes de los raves. el Reino Unido estuvo mucho más tranquilo en 1952 y cantó más himnos.

Todos y cada uno de los cambios han sido aceptados y reconocidos públicamente por la monarca. Ella da todas las señales de ser socialmente tolerante como líder de la mancomunidad multirracial y multicultural y se siente cómoda con un Reino Unido diverso. No visitó la Sudáfrica del apartheid y se sintió incómoda con la actitud indulgente del gobierno de Thatcher hacia ella. Se podría decir que Isabel II es un ícono de lo woke (tener conciencia política).

La Reina compartió el entusiasmo nacional por el matrimonio de Harry y Meghan, y lamenta lo que los medios les hicieron (y a todos los demás miembros de su familia, incluida ella misma). Ya a mediados de la década de 1950, los periódicos se entrometían en la vida amorosa de su hermana, la princesa Margaret, y publicaban rumores de una ruptura en su propia relación con Felipe, que al final estuvieron equivocados cuando nació el príncipe Andrew en 1960.

<p>La Reina durante su primera transmisión navideña en 1952 </p>

La Reina durante su primera transmisión navideña en 1952

(PA)

Isabel II dio la primera transmisión navideña de televisión en 1957 y vivió lo suficiente para presenciar una versión deepfake (montaje realizado con algoritmos e inteligencia artificial) de Channel 4 donde baila sobre la mesa. Ha sido interpretada por Helen Mirren, Prunella Scales, Olivia Colman, Stanley Baxter, una marioneta de Spitting Image y muchas otras. Gracias a Netflix ha sido descubierta por una nueva audiencia global. Ella tiene cuenta de Twitter, para seguie la moda. Y aunque Tony Benn intentó sacar su cabeza de los sellos postales, con la posible excepción del presidente Mao, ella es la persona cuya imagen se ha impreso más veces que nadie en la historia del mundo. Obviamente disfrutó el vídeo de parodia de James Bond que hizo para los Juegos Olímpicos de 2012; pero ella tuvo un verdadero exespía ruso en su palacio quien cuidó las obras de arte durante muchos años, Sir Anthony Blunt, cuyo pasado se reveló en 1979. Ha sido un reinado lleno de sorpresas.

La existencia de la monarquía se daba por sentada en 1952, pero en algunos momentos de los 70 años siguientes ha estado en peligro. Los políticos hicieron preguntas sobre si ciertos miembros de la familia trabajaban lo bastante duro, si pagaban suficientes impuestos y señalaron lo desconectados del mundo que parecían. A pesar de la disminución de la aprobación y un modesto aumento del sentimiento republicano desde finales de la década de 1950, las décadas de 1970 y 1980 vieron un notable resurgimiento de su popularidad.

Las crisis que sucedieron a la familia en la década de 1990 fueron una mezcla de lo personal y lo político: la prensa sensacionalista y sus lectores, hay que decirlo, se atiborraron de asuntos reales, separaciones y divorcios. Las secuelas de la muerte de Diana en 1997 llevaron a Tony Blair a aconsejar y guiar a la Reina de manera ejemplar. Tal vez no todos apreciaron, ni entonces ni ahora, lo peligroso que fue ese momento, cuando la reticencia familiar y la privacidad se confundieron con frialdad de corazón, pero fue el instinto de Blair para la opinión pública la clave para evitar más enemistad. Salió a la televisión y habló desde el corazón. En ese momento de crisis fue el ahora Sir Tony Blair quien brindó a su soberana el más valioso asesoramiento personal.

Por su parte, el momento más grandioso de Isabel II seguramente fue en la pandemia. Su discurso a la nación, “nos reuniremos de nuevo”, fue elegante, conmovedor e inspirador. El solitario ejemplo que dio en el funeral del príncipe Felipe, como ahora sabemos, contrastaba con lo que pasaba en Downing Street. Uno se pregunta qué piensa ella de su actual primer ministro, el primero en haber tenido que disculparse públicamente con su monarca, y el primero en haber recibido una solicitud para prorrogar el parlamento juzgada como ilegal y basada en mentiras.

<p>La Reina y el príncipe Felipe con sus hijos, los príncipes Charles, Andrew, Anne y Edward</p>

La Reina y el príncipe Felipe con sus hijos, los príncipes Charles, Andrew, Anne y Edward

(Getty)

No es perfecta, Su Majestad, sobre todo en lo que respecta a Escocia. La Reina casi cae en comportamiento inconstitucional cuando hizo comentarios codificados sobre su devoción a la Unión en su año de jubileo de plata, 1977, cuando la bonanza del petróleo del Mar del Norte alimentó el nacionalismo escocés, y de nuevo en el referéndum de independencia de 2014. Le mencionó a un partidario que los votantes escoceses deberían reflexionar detenidamente sobre sus opciones. Según David Cameron, ella “ronroneó” cuando le contó el resultado de la votación y que su reino seguía unido.

Quién sabe qué decisiones buenas, malas o indiferentes tomaron ella y su esposo durante el colapso de los matrimonios de tres de sus cuatro hijos y su infeliz hermana, Margaret. Ahora parece claro que Su Majestad tomó la misma actitud con las relaciones de sus hijos que con sus políticos después de que unas elecciones generales arrojaron un parlamento sin mayoría, ella se mantuvo al margen. Cada vez que una de las partes en conflicto le pedía que interviniera, ella le ofrecía simpatía, pero no mucho más. En verdad, no había mucho que pudiera hacer con respecto a su hijo mayor, malcriado y obstinado, su hermana alcohólica o la inclinación de Fergie (Sarah Ferguson) por los encantos del masaje en los dedos de los pies.

Como monarca, la reina podía firmar actas del parlamento para autorizar la nacionalización de industrias enteras o para admitir y sacar al Reino Unido de la Unión Europea, pero no podía hacer que dos seres humanos se amaran. Tampoco pudo elegir a los amigos del príncipe Andrew por él, pero sí puede y ha aceptado el consejo que le dieron Charles y William de alejarlo aún más del ojo público.

<p>La Reina y el príncipe Felipe estuvieron casados durante 73 antes de la muerte del príncipe en 2021 </p>

La Reina y el príncipe Felipe estuvieron casados durante 73 antes de la muerte del príncipe en 2021

(Getty)

Incluso con alguien tan cercano a ella como Andrew, la Reina ha puesto al país en primer lugar. Requiere una cierta cantidad de crueldad y un estómago fuerte. Básicamente, hará cualquier cosa que se le pida. Si el interés nacional exige gestos de reconciliación, ella lo hace con gusto. Visitó Rusia, una nación que había asesinado a algunos de sus parientes, en 1994, y estrechó la mano y tomó té con hombres que el estado británico había encarcelado previamente como terroristas: Makarios de Chipre, Kenyatta de Kenia y Martin McGuiness, el exmiembro del IRA (ejército republicano irlandés). Ha extendido la alfombra roja para todos, desde el emperador Hirohito hasta Nicolae Ceaucescu y Donald Trump.

La monarquía bien puede ser un loco anacronismo, una vergüenza y un símbolo feudal de una sociedad clasista, pero si vamos a seguir con esta manera tan excéntrica de elegir un jefe de Estado, menos mal que el que tenemos lo haga bastante bien.

Shotoes similares